Jelle van Dijk - Universidad de Twente (Países Bajos)

Jelle es un investigador de diseño de la Universidad de Twente (“High Tech - Human Touch”) e investigador en el laboratorio de diseño de Twente, Holanda. Su formación original es en ciencias cognitivas y tiene un doctorado en Diseño Industrial, sobre la temática del diseño de interacción tangible y natural. Su principal área de investigación se centra en el área de interacción natural. Utiliza la teoría de Embodied para investigar cómo diseñar nuevas formas de interacción mixta (física-digital) para empoderar a las personas con discapacidades intelectuales y/o sociales en la organización y control de su propia vida. Su enfoque de diseño es participativo y basado en la investigación.

¡LEE LA ENTREVISTA!

Verónica Pensosi ha entrevistado a Jelle van Dijk para ITASD 2017

P: Hola Jelle, te refieres a ti mismo como investigador, profesor, escritor, conferenciante y dibujas comics. ¿Nos puedes explicar cómo surgen estos intereses tan diferentes? 

Creo que simplemente es que me interesan muchas cosas –se me da mal elegir ;-) La investigación, el ser profesor y conferenciante va todo junto –en cierto modo es todo lo mismo. Al dar clases aprendo y al investigar aprendo y ambas cosas están muy integradas para mí. Incluso dibujar es parte de esto, aunque es algo que hago principalmente en mi tiempo libre, compartiendo dibujos de comic en Twitter. Pero entrando en el campo del diseño yendo desde la ciencia cognitiva, me di cuenta de que la ciencia “tradicional” no considera muy en serio las formas de comunicación visual: yo mismo he crecido aprendiendo con texto y modelos matemáticos.  Sin embargo, dibujar es un medio independiente de indagación y comunicación de ideas: algunas cosas únicamente se pueden dibujar, y otras cosas solamente se pueden encontrar en el dibujo. Tenemos un taller que nos gusta mucho sobre el papel de los esquemas visuales en la interacción persona-ordenador que impartiremos dentro de la próxima conferencia de Diseño de Sistemas Interactivos, que también tendrá lugar este año en Edimburgo. Me gustaría que hubiese más tolerancia en la ciencia hacia las formas alternativas de investigar. Por ejemplo, hacia las formas de presentar la investigación visualmente.

P: tienes un perfil tecnológico, con formación en ciencias cognitivas y un doctorado en diseño industrial. ¿Puedes decirnos cómo has acabado trabajando en las tecnologías para el autismo?

Bien, primero me di cuenta de que podía realizar investigaciones sobre los aspectos más fundamentales de la ciencia cognitiva, en particular de aquellos relacionados con el problema de ‘cuerpo-mente’ y todos los debates teóricos acerca de la cognición corporeizada, la cognición distribuida y de la mente extendida, mediante el diseño. Los últimos avances en el diseño industrial son muy interesantes porque básicamente mezclan conocimientos de tecnología de procesamiento de información (informática) y productos y espacios físicos. Esto se puede interpretar como que ya no existe una división entre la ‘mente’ (la información procesada en un ordenador) y ‘cuerpo’ (productos y espacios físicos). En la práctica, sin embargo, estos nuevos tipos de interfaces mezcladas aún retienen muchas de las antiguas distinciones que se realizaban en la ciencia cognitiva. Mi objetivo es diseñar cosas que verdaderamente estén ‘entre’ cuerpo y mente, lo que significaría tomar la idea de ‘corporización’ tal y como la explica el filósofo Merleau-Ponty.

Pero esto es únicamente la primera parte de la historia. Hice mi doctorado en diseño de objetos interactivos y espacios para para los procesos de ‘lluvia de ideas’ en los equipos de diseño. En otras palabras, ¡trabajé en el diseño artefactos tecnológicos para diseñadores! (junto con mis alumnos ya que es así como ellos hacen su trabajo de diseño). Terminé aquello, pero entonces tuve el deseo de diseñar cosas para un contexto más significativo, pues creo que al fin y al cabo los diseñadores pueden cuidar muy bien de sí mismos. Siempre había tenido una fascinación muy fuerte por el autismo desde mis estudios de neuropsicología y ciencia cognitiva. En aquellos momentos la atención se centraba mucho en el cerebro: ¿qué ocurre en el cerebro y qué problema hay en el cerebro de una persona con autismo? Pero ahora, en cambio, tengo la terminología y el contexto para trabajar en la interacción entre la persona y su entorno. Porque creo que toda la conducta es el resultado de una interacción entre cerebro, cuerpo y las estructuras presentes en el entorno. Y los diseñadores pueden cambiar este entorno, interviniendo en este ciclo, quizás cambiando las cosas a mejor. 

P: ¿Puedes describir, de la manera más sencilla posible, tu investigación en la corporeización de la cognición humana en relación con el diseño de tecnologías interactivas?

Lo resumo de manera breve: existe mucha teoría que propone que nuestro pensamiento y nuestras acciones no se originan puramente en nuestros cerebros, pero que son propiedades emergentes de la interacción entre cuerpo, mente y entorno. Mi investigación es acerca de las implicaciones que este cambio tiene para el diseño. Mi comprensión actual sobre esto dice que los diseñadores han de prestar más atención a la manera en la que un dispositivo (herramienta, artefacto, objeto, espacio…) influye en las capacidades y rutinas corporales de la persona, en sus interacciones sociales, cómo afecta a las acciones y cómo los productos contribuyen a modelar el mundo de una persona. Para los artefactos informáticos, estos son temas muy diferentes a los que habitualmente utilizan los informáticos (p.e. normalmente los ordenadores almacenan, procesas y representan información, para proporcionar buenos modelos de algo, medir cosas, buscar y encontrar elementos en bases de datos, etc.). Yo pretendo utilizar la tecnología interactiva para soportar directamente nuestra “forma corporeizada de estar en el mundo”.

P: ¿Cómo crees que el uso de nuevas formas de interacción mixtas (físicas y digitales) pueden servir de apoyo para las personas con discapacidad cognitiva y/o social?

De manera muy resumida, tomar como origen la perspectiva corporeizada supone la promesa de crear herramientas que en cierto sentido estén ‘incorporadas’ a la persona, que formen parte de la persona de tal forma que cuando una herramienta ayude a la persona a hacer algo, siempre puedas decir que es la persona quien hace algo y no la herramienta. De manera que puedes decir: Estoy haciendo esto (con esta herramienta que forma parte de mí de tal manera que no soy consciente de ello), lo que sería muy diferente de decir: No puedo hacer esto, porque tengo una discapacidad y por lo tanto aquí está esta herramienta que lo hace por mí. En el último caso, la persona aún será dependiente y ‘con una limitación’, incluso cuando ya no dependa de una persona real sino de una tecnología. Pero en la primera, la herramienta sería realmente capacitante o empoderante – al menos es como yo veo el empoderamiento cuando trato de enmarcarlo en la perspectiva de la corporeización.

P: ¿Qué esperas de la Conferencia ITASD 2017?

Espero conocer a muchas personas que sepan mucho sobre el autismo, pues aún soy relativamente nuevo en el campo, ¡con lo que espero aprender mucho!