Ouriel Grynszpan - University Pierre et Marie Curie (Francia)

Ouriel Grynszpan posee dos masters en ingeniería eléctrica en Supélec, Francia (1996) y en Virginia Tech, EEUU (1996). Antes de entrar en el mundo académico, trabajó como ingeniero de telecomunicaciones y de software. Cuenta con un Doctorado en Ciencias Cognitivas en la Universidad de París Sur (2005). Desde 2007, es profesor asociado en Neurociencias en la Universidad Pierre et Marie Curie. Se encuentra actualmente afiliado al Instituto de Sistemas Inteligentes y Robótica (ISIR) de dicha Universidad. Desarrolla su investigación en el ámbito de las interacciones sociales utilizando realidad virtual y agentes conversacionales. Ha liderado diferentes proyectos sobre intervención en autismo apoyada en tecnología.

¡LEE LA ENTREVISTA!

Verónica Pensosi ha entrevistado a Ouriel Grynzspam para ITASD 2017:

P: Hola, Ouriel, tienes un perfil tecnológico, al poseer el título de Ingeniería Eléctrica. ¿Puedes decirnos qué te ha llevado a trabajar en tecnologías para el autismo?

Después de trabajar varios años como ingeniero, volví al ámbito académico para completar un master en Ciencias Cognitivas. Allí conocía a Jean-Claud Martin, uno de nuestros profesores que había empezado un pequeño proyecto sobre tecnología para el autismo. En aquel momento, a principios de este siglo, la investigación sobre tecnologías para el autismo, pero fuimos capaces de construir un proyecto que llevó a una tesis doctoral. La interdisciplinaridad es la clave de este campo y tuve la suerte de de contar con Jacqueline Nadel, una investigadora de renombre mundial en Psicología Evolutiva, para ayudarme en este proyecto.

P: Actualmente trabajas para la Universidad Pierre et Marie Curie y nos gustaría saber más sobre tu investigación sobre la interacción social apoyada en realidad virtual y agentes conversacionales.

Involucramos a los participantes en entornos virtuales en los que pueden interactuar con avatares que están programados para unas respuestas específicas. Por ejemplo, deasarrollamos una investigación sobre la mirada social. Utilizando dispositivos de seguimiento de la mirada (eye-trakcing) que registran a dónde miramos en tiempo real, hemos sido capaces de recrear patrones interactivos pseudo-realistas entre personas humanas y avatares. Estos experimentos nos han ayudado a revelar algunas dificultades específicas que las personas con autismo muestran para regular su mirada durante las interacciones sociales.

P: ¿Cómo crees que la tecnología puede ayudar a mejorar la investigación en el autismo?

Comprender lo que las personas experimentan en los entornos naturales supone uno de los mayores retos de esta ciencia. Los sutiles fenómenos verbales y no verbales que se dan en las interacciones sociales son especialmente difíciles de recrear en experimentos bien controlados en laboratorio que normalmente se basan en experimentos clásicos de estímulo-respuesta. El uso de la tecnología (p.e. realidad virtual, avatares, robótica) parece un enfoque adecuado para abordar este reto, porque permite a los participantes interactuar con un entorno simulado y naturalista que, sin embargo, está muy bien controlado.